Inicio Bajo la lupa Violencia en pareja: «una gota que va cayendo y haciendo daño»

Violencia en pareja: «una gota que va cayendo y haciendo daño»

0
Violencia en pareja: «una gota que va cayendo y haciendo daño»

La violencia de género dentro de una relación de pareja está normalizada y es un problema de salud pública. Esto la convierte en una violación de los derechos humanos de las mujeres.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi un tercio de las mujeres en algún momento de su vida reconocen que vivieron una situación de violencia física o sexual dentro de sus relaciones. De hecho, un 38% de los femicidios que ocurren en el mundo son realizadas por la pareja masculina.

El maltrato físico, emocional, comportamientos controladores, amenazas que conllevan a un aislamiento de familiares y amigos; todo porque el atacante desea formar un ambiente de “control” son algunos de las aristas que conforman este tipo de violencia que se presenta en todos los entornos, grupos socioculturales, religiosos y ambientes laborales, sin importar el estrato social de la persona.

Conoce las señales

La violencia en pareja va afectando gradualmente la autoestima, la confianza, la comprensión de interrelación, entre otras cosas.

Las señales de alerta se caracterizan por ser actuaciones sutiles, ligadas al control, la manipulación, el cuestionamiento de todo lo que dice o hace la mujer, la ropa que se pone, con quienes socializa, atacando lo que dice y lo que piensa, utilizando métodos de descalificación personal.

En una frase, es “una gota que va cayendo y haciendo daño”, como lo explica Estefanía Mendoza, coordinadora de planificación, programas y proyectos de la organización Mulier, a través del forochat “Violencia en las relaciones de pareja”, realizado en alianza con Mediosur el pasado martes, 23 de noviembre, vía Whatsapp.

Mendoza explica que todo forma parte de una “escalera de violencia”, es decir, la violencia va aumentando de intensidad y daño, en especial en los contextos donde hay familias involucradas. 

Añade que, en la actualidad, los jóvenes son lo más expuestos a este tipo de relaciones, como es el caso de la violencia de control, que consiste en vigilar a quién se le da like, las personas seguidas en redes sociales, entre otras cosas que afecta la autonomía física de la persona.

Los impactos y consecuencias de la violencia de género

“La violencia en la pareja es la expresión de unos problemas sociales, (…) culturales que tienen que cambiar”.  

Estefanía Mendoza, coordinadora de Mulier.

Uno de los factores de riesgo de esta situación es haberla vivido en la infancia, explica la coordinadora de Mullier, puesto que a lo que persona se vea envuelta en una situación similar, tomará la violencia como salida “natural”.

De allí la importancia de que se hable de la violencia en pareja.

Hablar de ello, permite exponer o sacar la violencia de lo privado a lo público, haciendo un llamado de consciencia y reflexión a la sociedad. 

Mendoza explica que “como sociedad, somos corresponsables de esa garantía del Derecho Libre de Violencia a Mujeres” con lo cual invita ayudar o hacer un llamado de atención a las autoridades locales si se conoce una situación similar que requiera ayuda.  

El violentómetro

Es una herramienta que busca facilitar la comprensión de las manifestaciones de violencia, es una escala que comienza desde menor a mayor intensidad. Es decir, es un elemento pedagógico que permite entender lo clave que es conocer las primeras expresiones de un contexto lleno de peligro, relacionándolas con una acción que se puede llevar a cabo.

Más de 100 personas participaron en el forochat “Violencia en las relaciones de pareja”, organizado por Mediosur en alianza con Mulier, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Imagen principal: Red/Acción